¡Redes sociales!

Hola, soñadores ^ _ ^

Hoy os escribo para anunciar que “La Escritora Onírica” ya tiene su cuenta oficial de Twitter e Instagram. Es algo que llevo tiempo queriendo hacer, aunque hasta ahora no me he atrevido a dar el paso. Uno de los inconvenientes de ser una loba solitaria es que a una le cuesta a veces…bueno, socializar. Pero eh, ¡nunca es tarde para aprender!

Podéis encontrar las páginas aquí y aquí, respectivamente (no os olvidéis tampoco de mi nueva página de Facebook). También tengo presencia en LinkedIn, pero dada la naturaleza de esa red social, no es que le dé demasiado uso en estos momentos (¡el aprendizaje lleva su tiempo!).

Con todos estos esfuerzos, y sobre todo, gracias al apoyo de los lectores, la web sigue creciendo poco a poco. ¡Muchas gracias por todo, y nos seguimos leyendo! 🙂

Anuncios

Reflejo [Prosa poética]

Reflejo [Prosa poética]

Una ventana al alma, una mirada de desolación.  Cuando las sombras de tu corazón se hacen fuertes, amenazan con consumirte. Y entonces, debes de tomar una decisión: ¿me enfrento a ellas, o me rindo a un inevitable final?

Las heridas del cuerpo pueden cicatrizar, pero las del corazón siempre quedan abiertas. Porque así sabemos que nos duelen, porque así sabemos que no las hemos olvidado. El dolor forma parte de nosotros, lo escuchamos, aprendemos de él. Nos recuerda por qué algo es importante, nos recuerda quienes somos. Nos mueve, nos insta a luchar. La pesada carga que todos acarreamos, por los siglos de los siglos, hasta el día que no haga falta movernos más.

La elección nunca fue fácil. ¿Adónde nos lleva, la búsqueda de uno mismo? ¿Quién o qué es, exactamente, el “ser”? ¿Pensamientos esporádicos? ¿Sentimientos arraigados? Así nos pasamos toda la vida, eligiendo, tomando el camino que, creemos, nos lleva hacia nosotros. Ese yo invisible, que guía nuestros pasos. Esa esencia intangible, que nos recoge en sus brazos. Pero, ¿qué es lo correcto y qué es lo que no? ¿Cómo sé que esta elección sale verdaderamente de mí?

Cada elección también tiene un precio. Unas veces es más grande, otras veces más pequeño. Pero siempre está ahí, acechando, esperando, ansioso por apoderarse de nuestra voluntad. El dolor que fingimos ignorar, como un latido silencioso, arañando las paredes de nuestro espíritu. Elegir es perder algo; algo valioso, al fin y al cabo, porque de lo contrario, no nos dolería. Lo hemos pagado, y sabemos lo que ello implica. Pero por cada puerta que se cierra, una se abre.

Pagamos el precio, y soportamos el dolor, porque sabemos que algo nos espera al otro lado. Algo que no surge del deseo, ni de la codicia, sino de algo más profundo. Algo que se remueve en nuestro interior, que nos insta a llorar, a chillar, a reír. Una caja de Pandora donde la esperanza brilla con fulgor: así es la verdadera naturaleza de la emoción.

A veces, cuando tengamos que tomar una elección, abriremos esa caja. Y lo que encontremos dentro, nos aterrorizará como demonios sin forma ni rostro. Pero cuando miremos más allá, sabremos encontrar lo que buscamos. Y aunque pasen cien años de tormento, seguiremos adelante. Porque así, cuando volvamos a mirarnos al espejo, entonces podremos decir: “sí, aquello valió la pena”.

No te salgas de la carretera [Relato]

No te salgas de la carretera [Relato]

Roger giró el dial de la radio con suavidad. Aquel trasto desgastado y estropeado por el polvo, sostenido en su hueco del coche con un poco de ingenio y chicle mascado, emitió un sonido ininteligible. El conductor refunfuñó algo por lo bajo, sin desistir en su empeño. Mientras tanto, no pudo evitar captar algo de reojo:

—Te he dicho que bajes los pies del salpicadero.

Su joven acompañante se quejó, obedeciendo a regañadientes. Roger espetó una exclamación de sorpresa al ver que por fin llegaba alguna señal.

—Menos mal —dijo para sí—. Ahora al menos el viaje será más ameno.

Estelas de humo y polvo se levantaban al paso de los neumáticos. El motor llevaba largo rato haciendo un extraño ruido, pero Roger hizo caso omiso de las advertencias. El tiempo apremiaba, y aún debían quedar varios kilómetros hasta la próxima área de servicio…siempre y cuando los saqueadores no la hubieran arrasado, claro estaba. No tenía sentido preocuparse, así que se recostó cómodo en su asiento, dejando que su alma cansada fuera transportada a un lugar feliz por la música de Los Beatles.

Seguir leyendo “No te salgas de la carretera [Relato]”

Podría ser peor [Relato]

Podría ser peor [Relato]

Soltó un pequeño carraspeo; no demasiado flojo, no fuera a transmitir inseguridad, pero tampoco demasiado alto, como si hubiera pretendido llamar la atención. Los ojos de su interlocutor se posaron en él durante un breve segundo y, acto seguido, retomaron la desinteresada lectura de aquellos documentos que sostenía entre sus manos, tan cerca de la nariz que podría haber percibido el olor del papel.

Incómodo por el silencio, comenzó a juguetear golpeando los brazos de su silla, de acuerdo al compás de una melodía que había escuchado aquella mañana en la radio. Una de aquellas canciones cuyo nombre nadie puede realmente recordar, pero que todos conocen por su estribillo pegadizo. Mientras tanto, dejaba que su vista de distrajera inspeccionando los detalles de aquel despacho viejo, oscuro y con olor a rancio. Las cuatro paredes estaban cubiertas, repletas desde el suelo hasta el techo, por relojes. Relojes de todos los tipos, tamaños y colores. Todos ellos moviéndose al mismo son, todos ellos marcando la misma hora, el mismo minuto y el mismo segundo. ¿Cómo lo habrían hecho?, se preguntó. Para sincronizar con tal precisión aquel montón de relojes, que debía superar por lo menos el centenar, debían haber sido necesarios (irónicamente) una exorbitante cantidad de tiempo y esfuerzo. Como si tal despliegue de pulcritud no fuera suficiente, la guinda del pastel la ponía un último reloj analógico sobre la mesa de aquel hombre. La aguja grande señalaba el número 3, y la pequeña, el 10. Las cuatro menos diez de la tarde. En un gesto disimulado, decidió comprobar la hora en su propio reloj, en el teléfono: las 15:45. O todos los relojes de aquella habitación habían sido mal programados, o él llevaba su reloj atrasado por cinco minutos, por alguna razón.

—Así que… —las palabras de voz áspera del entrevistador le sacaron de sus pensamientos dispersos—. ¿Su nombre es Juan, correcto?

—Así es —respondió, esperando que todo aquel tiempo de lectura no hubiese sido única y exclusivamente para su nombre.

Seguir leyendo “Podría ser peor [Relato]”